ACTIVAR LA MEMORIA Y EL CORAZÓN     

 

En la sociedad contemporánea el territorio de lo visual ha venido cobrando protagonismo a través de exposiciones donde lo global y lo local interactúan al abordar temas que aún nos confrontan con el pasado y el presente. El arte y las exposiciones se han transformado en herramientas para cambiar la forma de ver y comprender el mundo, para crear reflexión sobre distintos problemas de la sociedad.

 

Jorge Miyagui es un artista que se alimenta de su contexto visual, social y político, territorios en constante cambio como su apuesta cada vez más radical en sus formas de resistir, crear y participar. Miyagui ha asumido la pintura como una poderosa plataforma para la transformación social apostando por prácticas artísticas que forjen nuevos escenarios y renovados procesos para el encuentro con nuevos públicos, nuevos espacios y nuevas teorías. Su pintura nos confronta permanentemente al recuperar diversos episodios y elementos de la historia peruana. Ya desde el año 2000, en su obra Guerrilla interior, da cuenta de su interés por generar encuentro y confrontación entre nuestros múltiples referentes culturales. 

 

Manifiesto compila utopías, aspiraciones, conflictos y problemáticas no resueltas en la historia reciente. Habitan discursos transgresores donde conviven lo académico y lo popular. Plantea reflexiones sobre el vínculo con lo sagrado, una mirada policéntrica desde la experiencia subjetiva y social. El texto visual es la trama de un tejido con retazos de historias, culturas, miradas, momentos, instancias donde se desdibujan los límites que fragmentan las experiencias. Obras provocadoras en las que se entremezclan referencias de la cultura japonesa y del mundo andino, migración, cristianismo, cultura popular urbana y el movimiento Occupy Wall Street, elementos que son resignificados con otros contenidos.

 

Manifiesto es también la autoafirmación de su propia identidad, como artista y ciudadano. En Autorretrato, Jorge Miyagui plasma sus raíces provenientes de la cultura andina y japonesa, teniendo como base primordial la imagen del Yawar Fiesta. Su obra Perú: aparta de mí este cáliz basado en el Guernica de Picasso, es un grito de tregua sobre la historia reciente del Perú y sus muertos violentamente en diferentes tiempos y espacios. Cada obra conforma un texto visual que permite al espectador generar vínculos que a primera vista no se ven, pero que finalmente puede identificar y hacer un ejercicio de mirada crítica. El imaginario de hibridación cultural se da en el terreno de lo sagrado para reivindicar a líderes sociales y culturales resguardados por ángeles que asumen gestos y acciones simbólicas en obras como Nuestra Señora de la Rebeldía y Nuestro Señor de la Rebeldía. Y la representación del Buda-ekeko que nos recuerda la alegría de vivir.

 

La pertinencia de Manifiesto en el contexto del creciente interés por historizar las prácticas artísticas latinoamericanas en exposiciones sobre derechos humanos y arte-política nos señalan que propuestas como ésta cobran relevancia global e histórica y ya son parte de la agenda mundial. A estas alturas, los límites entre práctica artística y práctica política se han desdibujado. La pintura de Jorge Miyagui recupera de forma vital insólitas relaciones simbólicas en elementos de la cultura popular y mediática, afirmando que el presente está lleno de memoria, como un campo de escombros que vale transitar para sanar las heridas. Como él mismo expresa, un arte que activa la memoria y el corazón.

 

 

Issela Ccoyllo - marzo 2015

INDIVIDUALES

MANIFIESTO. 2015

A R T E   T O T A L

JORGE MIYAGUI

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page